PREMIOS "MEJOR TFM 2016"

La Sociedad de Lógica, Metodología y FIlosofía de la Ciencia en España tiene el placer de comunicar que los PREMIOS TFM 2016 han correspondido a los siguientes trabajos:

1º) Is Margulis’ science revolutionary science?
Autor: Javier Suárez
Máster de Fiolosofía Analítica Universitat de Barcelona
Director: José A. Díez Calzada

2º) El argumento de la meta-inducción pesimista. Una revisión crítica
Autor: Sergio Urueña López
Máster Interuniversitario en Lógica y Filosofía de la Ciencia 14-15
Directora: María de la Concepción Caamaño Alegre

3º) Causalidad y Sucesos: ¿Pueden las ausencias ser causas?
Autora: Lucía Carrillo González
Máster Universitario en Filosofía Contemporánea, Universidad de Granada
Directora: María José García Encinas

1º) Is Margulis’ science revolutionary science?
Autor: Javier Suárez
Máster de Fiolosofía Analítica Universitat de Barcelona
Director: José A. Díez Calzada

Resumen

In recent years several authors have claimed that Evolutionary Biology is experiencing a dramatic revolution, similar to the one that took place in Physics at the beginning of the 20th  Century. This revolution is supposedly the result of several developments: epigenetic or soft inheritance (Jablonka & Lamb 2005, 2008); niche construction (Odling-Smee et al. 2003, Laland et al. 2015); eco-evo-devo (Gilbert & Epel 2009, Gilbert 2014); and symbiosis (Brucker & Bordenstein 2012; Kiers & West 2015). This paper is concerned with the case of symbiosis and the arguments presented in favour of the idea and common place among certain scientists that symbiosis research should be considered as a case of revolutionary science within the corpus of Evolutionary Biology (Margulis 1970, 1998; Carrapiço 2015; Hird 2009; Rosenberg & Zilber-Rosenberg 2013; Sapp 2003; Zook 2015).
 
In the context of symbiosis research, Lynn Margulis can be considered as the most prominent researcher, responsible for opening the debate and leading it to the core position that it has acquired (and still maintains) in Evolutionary Biology during the last two decades. For that reason, in what follows, by “Margulis’ science” I will refer to the two main theses that Lynn Margulis has been defended until her death, and which have changed the role that symbiosis research has acquired in recent Evolutionary Biology, namely:
 
Restricted hypothesis (RH): The hypothesis that eukaryotic cells emerged as a consequence of symbiogenesis, the process by which two differently extant species start interacting symbiotically with each other until they finally integrate in such a way that they start being considered as a unique, emerged species (Sagan 1967; Margulis 1970);
General hypothesis (GH): The hypothesis that symbiogenesis had a prominent role in the origin of new species (the phenomenon was not only restricted to the origin of the eukaryotic cell) which diminish the role played by random mutations (Margulis 1998, 2010; Margulis & Sagan 1987,2002).
 
This said, in this paper I will defend that, as it stands, Margulis’ science is not revolutionary in character, provided that what counts as revolutionary science is understood in Kuhnian epistemic terms: I will contend that science is revolutionary if and only if it entails a dramatic change in the dominant paradigm of a field of inquiry or the emergence of an entire new field of research (Cohen 1985;  Nickles  2014)1.  Taking this for  granted, it is important to  bear in  mind  here that  I will concentrate my arguments on the epistemic significance of scientific revolutions. Of course, scientific revolutions do also have both a sociological and a psychological dimension, but in this paper those other dimensions will be set aside.2
 
Following Kuhn’s ideas, I will take these three features as the three main characteristics of revolutionary science: First, scientific revolutions are holistic, altering the entire nature of an extant paradigm and replacing it with a new one with new methodological and ontological commitments (Kuhn 2000: 28-29). Second, scientific revolutions entail a semantic displacement, i.e. a change in the intensional and extensional meaning of the core theoretical terms of the field (Kornmesser 2013). Third, scientific revolutions shift the domain of application of the theory, being usually accompanied by a change in the structures that are seen as analogous and are required to be explained in the same fashion (Kuhn 2000: 30).
 
The paradigm that symbiosis research is supposed to attack is the so-called “Modern Synthesis” (MS, from here on) (Sapp 2003; Carrapiço 2015; Rosenberg & Zilber-Rosenberg 2013; Zook 2015), as it was mainly stated by Dobzhansky, Mayr and Simpson, and which consisted in the synthesis of Darwinian ideas about evolution and natural selection and Mendelian ideas of inheritance as they were stated in population genetics (Mayr 2000)3. Roughly speaking, MS consists in the combination of the following six theses (Mayr & Provine 1998; Mayr 2000; Sapp 2003; Jablonka & Lamb 2008):
 
(1) Weismann’s principle: Hereditary information is carried exclusively by genes only transmitted from the germline to the somatic cells, and never the other way around.
(2) Random mutation and gene flow (or recombination) are the main mechanisms which can
generate evolutionary variation.
(3)  All evolutionary innovations which appear have to be selected (natural selection), making natural selection the only cause of adaptation.
(4) Evolution is gradual: Natura non facit saltus.
(5) The structure of biological evolution exhibits a tree-like pattern, with all life forms deriving from the same common ancestor.
(6) Macroevolution is continuous with microevolution.
 
To start with, Margulis’ GH, as far as it concerns the origin of many new species, does seem very radical. It would entail at least the following changes in the general structure of Evolutionary Biology:
 
·    First, a change in the meaning of  “inheritance”, and thus an alteration of principle (1).
Hereditary information would not depend exclusively on germline cells and genes, but also full somatic cells with all their structure (the ones that constitute mitochondria and chloroplasts) are supposed to be transmitted from an ancestor eukaryotic cell to its offspring (semantic displacement).
·    Second, against (2), it adds a new possible cause responsible of generating evolutionary
innovation, namely, symbiogenesis (shift of the domain of application).
·    Third,  it  entails  the  existence  of  saltationist  evolutionary  events,  making  possible  the
existence of “jumps” in nature (ontological shift).
·    Finally, concerning (5), Margulis’ GH agrees that all life comes from a common ancestor, but disagrees about the tree-like structure of life, metaphor which is replaced by the metaphor of the web of life, in which merges between branches are also allowed (ontological shift) (see Dupré 2012, for a review).
 
Despite the presumed radical nature of Margulis’ GH, the above changes in the general structure of the MS do not constitute a Kuhnian revolution:
 
·    First of all, the semantic displacement that is introduced in the notion of heredity could be accommodated in a MS fashion, as Maynard Smith (1991) has proposed: we might consider the entire genome of the cell which is passed to the offspring as the unit which carries the hereditary information; the entire genome would be no more than an assemblage of genes, and thus genes would still be the carries of hereditary information, but as they are packaged in the entire genome. The notion of “inheritance” thus, remains the same.
·    Second, the introduction of an additional cause of variation (next to random mutations and
gene flow) does not seem so radical, since the MS did not presuppose to exhaust all the possible causes of variation. Indeed, this addendum would be analogous to the introduction of Hooke’s law in classical mechanics: It did not alter the general structure of the field, but only extended the domain of application of the paradigm, by formulating a special law in which force (F) is related to the elongation of a string (x) under the equation F = –kx.4
·    Third,  the  nature  of  the  jumps  that  Margulis’  GH  entails  is  perfectly  compatible  with Darwinian’s gradualism. As has been frequently emphasized, gradualism does not mean that the steps between species should be tiny, but that adaptations must arise as a consequence of natural selection. Margulis’ GH requires natural selection for the symbiotic association to become fixed (it does not contradict principle (3)), and thus it does not impose any change in the intuition that Natura non facit saltus (Maynard Smith 1991: 37).
·    Finally, although it is true that Margulis’ GH makes it impossible that the picture of evolution looks like a tree with diverging branches, I believe this change is not sufficient for her hypothesis to be considered as revolutionary. Namely, it would be only a slight modification in one of the ontological commitments of the MS, which is normally considered as a case of normal science.
 
Therefore, it follows that the changes that Margulis’ GH entails, when carefully analysed, are not radical enough to be considered as a case of revolutionary science.
 
Nevertheless,  there  is  still  one  movement  that  the  proponent  of  the  revolutionary  character  of Margulis’ science might be disposed to take. They might accept that GH is not revolutionary, but maintain that Margulis’ RH is nonetheless revolutionary in a restricted context: The origin of the eukaryotic cell (Margulis 1970)5. Despite this apparently legitimate rejoinder, I believe this answer would misinterpret the nature of revolutionary science and the reasons why the notion was introduced in the first place. As Kuhn (and Cohen after him) argues in several places, the idea of revolutionary science is introduced to contrast incommensurable views of a full domain of inquiry. If we restrict the domain of inquiry too much, then the distinction between normal and revolutionary science will blur, and every single piece of normal science would be seen as revolutionary science, provided that we reduce the domain enough. In the case under consideration, the right domain to be taken into account, since it is the only way to apply correctly the idea of paradigm, is that of Evolutionary Biology, in which Margulis’ science does not count as revolutionary.
 
In conclusion, in this paper I have presented what I have called “Margulis’ science”, subdivided in a General Hypothesis (GH) and a Restricted Hypothesis (RH) and I have argued that neither Margulis’ GH, nor Margulis’ RH can be seen as revolutionary science. They constitute pieces of normal science
within the domain of Evolutionary Biology.
 
References
 
Brucker,  R.  M.  &  S.R.  Bordenstein  (2012):  Speciation  by  Symbiosis,  TRENDS  in  Ecological
Evolution 27, 8: 443-51.
Carrapiço, F. (2015): Beyond neo-Darwinism: Building a Symbiogenetic Theory of Evolution. Kairós
12: 47-53.
Cohen, I. B. (1985): Revolution in Science, Harvard University Press.
Dupré, J. (2012): Processes of Life: Essays in the Philosophy of Biology, Oxford, Oxford University
Press.
Gilbert,  S.  F.  (2014):  The  Adequacy  of  Model  Systems  for  Evo-Devo.  In  A.  Barberousse,  M. Morange & T. Pradeu (eds.): Mapping the Future of Biology. Springer.
Gilbert, S. F. & D. Epel (2009): Ecological Developmental Biology, Sinauer Associates.
Ginnobili, S. (2010a): Darwinian’s natural selection theory and population genetics, Éndoxa 24: 169-
83.
Ginnobili, S. (2010b): Darwinian’s natural selection theory, Theoría 67: 37-58.
Glymour, B. (2006): Wayward Modeling: Population Genetics and Natural Selection, Philosophy of
Science 73 (4): 369-89.
Hird,  M.  J.  (2009):  The  Origins  of  Sociable  Life:  Evolution  After  Science  Studies.  Palgrave
Macmillan.
Jablonka, E. & M. J. Lamb (2005): Evolution in Four Dimensions, The MIT Press.
                (2008): The Epigenome in Evolution: Beyond the Modern Synthesis, Proceedings of the
Novosibirsk conference, Herald of Vavilov’s Genetic Society.
Kiers, E. T. & S. A. West (2015): Evolving New Organisms via Symbiosis, Science 348 (6233): 392-
94.
Kornmesser, S. (2013): Scientific Revolutions without Paradigm-Replacements and the Coexistence of Paradigms: The Case of Generative Grammar and Constructive Grammar, Journal of General Philosophy of Science 45: 91-118.
Kuhn, T. S. (2012): The structure of scientific revolutions, Chicago, University of Chicago Press.
               (2000): The Road since Structure, Chicago, University of Chicago Press.
Laland, K. N. et al. (2015): The Extended Evolutionary Synthesis: Its Structure, Assumptions and
Predictions, Proc. R. Soc. B 282: 1-14.
Margulis,  L.  (1970):  Origin  of  Eukaryotic  Cells:  Evidence  and  Research  Implications,  Yale
University Press.
             (1998): Symbiotic Planet: A New Look at Evolution, Basic Books [Spanish Edition: Planeta simbiótico, Madrid, Debate, 2002.]
Margulis, L. & D. Sagan (1987): Microcosmos Four Billion Years of Evolution from Our Microbial
Ancestors, HarperCollins [Spanish Edition: Microcosmos, Barcelona, Tusquets, 2005.]
                (2002): Acquiring Genomes: A Theory of the Origin of Species, Perseus Books Group
[Spanish Edition: Captando genomas, Barcelona, Kairós, 2003.]
Maynard Smith, J. (1991): A Darwinian View of Symbiosis, in L. Margulis & R. Fester (eds.):
Symbiosis as a Source of Evolutionary Innovation, The MIT Press.
Mayr, E. (2000): The Growth of Biological Thought, Harvard University Press.
Mayr, E. & W. B. Provine (1998): The Evolutionary Synthesis, Harvard University Press.
Nickles, T. (2014): Scientific Revolutions, in E. Zalta (ed.): The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Odling-Smee F. J., K. N. Laland & M. W. Feldman (2003): Niche Construction: The Neglected Process of Evolution, Princeton University Press.
Rosenberg E & I Zilber-Rosenberg (2013): The hologenome concept. Springer.
Sagan, L. (1967): On the Origin of Mitosing Cells, Journal of Theoretical Biology 14: 225-274.

Sapp, J (2003): Genesis. The Evolution of Biology, Oxford University Press.
Zook,  D.  (2015):  Symbiosis:  Evolution’s  co-author.  In  N.  Gontier  (ed.):  Reticulate  evolution, Springer.

) El argumento de la meta-inducción pesimista. Una revisión crítica
Autor: Sergio Urueña López
Máster Interuniversitario en Lógica y Filosofía de la Ciencia 14-15
Directora: María de la Concepción Caamaño Alegre
Resumen

El Trabajo de Fin de Máster se enmarca dentro uno de los grandes debates de la Filosofía de la Ciencia, a saber, aquél que enfrenta al realismo y al antirrealismo científico. En concreto, en él se presenta una revisión crítica de una de las objeciones más poderosas esgrimidas desde el bando antirrealista: la meta-inducción pesimista (Psillos, 1996, S306). Esta revisión crítica pretende (re)plantear el problema acerca de si cabe adherirse al realismo de forma razonada y justificada después de la irrupción de dicho argumento.
La hipótesis central que se pretende defender es que la meta-inducción pesimista es una objeción antirrealista construida sobre un concepto de verdad absoluta que, a pesar de  blindarle  de  muchas  de  las  críticas,  resulta  inoperativo  a  la  hora  de  valorar  la actividad científica. En este sentido, se defiende la razonabilidad del realismo científico siempre que éste se asiente sobre un concepto de -lo que he denominado- “verdad hipotética”. Para fundamentar la hipótesis central, en el trabajo se realiza un análisis de la meta-inducción pesimista (‘MIP’ a partir de ahora) que abarca tres niveles;
 
(1) Análisis del argumento (caracterización, objetivo y alcance). (2) Breve análisis del debate generado en torno al mismo.
(3) Análisis crítico del concepto de verdad implícito en MIP.
 
 
Cada uno de estos niveles de análisis es desarrollado en un apartado diferente, siguiendo ese mismo orden expositivo.
 
Así, –tras el resumen e introducción de rigor– se presenta en “2. La meta-inducción pesimista: estructura, objetivo y alcance.” una elucidación de la estructura, objetivos y alcance de la meta-inducción pesimista. El objetivo es el de identificar de manera clara cuál es nuestro blanco a criticar; la tarea no es baladí, pues a pesar de la fuerza y protagonismo de la MIP en el debate realismo-antirrealismo, parece no existir entre sus principales defensores y críticos un acuerdo unánime sobre su caracterización (Saatsi, 2005; Mizrahi, 2012; Wray, 2013; Ruhmkorff, 2013). Por ello, se presenta en esta sección una reconstrucción pormenorizada del argumento que encuentra su base más directa en las fuentes primigenias a las que la literatura especializada suele aludir a la hora de proporcionar las diferentes caracterizaciones o versiones de la MIP; a saber, Putnam (1976) y Laudan (1981). A partir de ahí se realiza un análisis de la estructura definiendo su objetivo y alcance. La conclusión –o hipótesis secundaria– que cabría sacar de este primer apartado es que existen dos formas principales de concebir la MIP. Las siguientes tablas recogen sintéticamente la información expuesta en el trabajo sobre cada una de ellas:
 
 
La MIP como reductio de la tesis realista que afirma que el éxito de una teoría es
un criterio razonable para afirmar su verdad [MIP1]
 
EN…
 
Laudan (1981)
 
 
 
 
 
 
 
 
ESTRUCTURA
(1) El éxito de una teoría es una prueba fiable para afirmar la verdad
y referencialidad de sus términos.
(2) La  historia  de  la  Ciencia  nos  ofrece  un  elenco  de  teorías científicas falsas y que contenían términos no-referenciales.
(3) Las    teorías    científicas    contenidas    en    (2)    se    diferencian significativamente de las teorías actuales.
(4) Las teorías científicas contenidas en (2) fueron, al igual que las
actuales, exitosas.
\    MIP1(1-4) (1) es falsa: El éxito de una teoría no garantiza su verdad ni la referencialidad de sus términos.
 
 
 
OBJETIVO
 
Trata de minar las premisas del argumento del éxito empírico, el cuál vendría a justificar la creencia en la tesis central del realismo científico1.
 
ALCANCE2
(Globalin,   Globalex):   Se  aplica   a   todas   las   teorías   científicas
(Globalex) y de forma holística (Globalin)

Tabla 1.- Primera versión de la MIP. Objetivo, estructura y alcance.
 
 

 

La MIP como proyección de la falsedad de las teorías pasadas a las actuales [MIP2]
 
 
EN…
 
Putnam (1976, p. 184)3
 
 
 
 
 
 
 
 
 
ESTRUCTURA
(1*)  Todas (o una fracción significativa de) las teorías científicas
exitosas aceptadas en el pasado resultaron ser posteriormente falsas y sus términos no referenciales.
(2*)  Las teorías pasadas exhibían las mismas virtudes que las actuales, esto es, «las teorías actuales no son esencialmente diferentes con respecto de las teorías pasadas con respecto a sus propiedades “observables”» (Saatsi, 2005, p. 1092).
(3*)  [\MIP1] El éxito de una teoría no es un criterio que garantice su veracidad ni la referencialidad de sus términos.
\  MIP2(1*-3*): Por lo tanto, por inducción, la mayoría (o una fracción  significativa)  de  las  teorías  exitosas  actuales  aceptadas como verdaderas son (probablemente) falsas.
 
OBJETIVO
Refutar de forma directa la tesis realista que afirma que las teorías
científicas actuales son probablemente verdaderas.
 
ALCANCE
Esta versión puede ser modulada a diferentes alcances: {Globalex,
Localex}x{Globalin, Localin}.

Tabla 2.- Segunda versión de la MIP. Objetivo, estructura y alcance.
 
 

Posteriormente, en el siguiente apartado (“3. Desmontando la meta-inducción pesimista: revisando la crítica”) –relativo al segundo nivel de análisis– se realiza una revisión crítica de algunas de las objeciones más relevantes hasta entonces presentadas a las dos formas generales bajo las que se ha concebido la meta-inducción pesimista (MIP1 y MIP2), mostrando sus virtudes y posibles insuficiencias. Se diferencian dos categorías de críticas: 1) las que pretenden mostrar la inconsistencia lógica de MIP1  y MIP2 y 2) aquellas que buscan sacar a la luz la falsedad de las premisas que los componen. La conclusión principal que cabría sacar de este segundo apartado es que muchas de las críticas realizadas a la MIP en cualquiera de sus dos variantes no resultan definitivas, siendo el caso que el argumento sigue siendo pertinente (al menos, como se dirá más adelante, contra las posturas afines al realismo ingenuo).

La siguiente tabla resume el contenido de esta segunda sección:
 
 

 
 
Objetivo
 
 
Denominación
Premisa contra la que se dirige  
 
Descripción breve
 
 
Contra-argumento
 
 
Consistencia o forma lógica de la MIP
 
 
 
 
C1
 
 
 
MIP1
De (4) a \
 
 
 
 
The base rate fallacy
 
 
 
 
No hay garantías de verdad
 
 
 
 
C2
 
 
 
MIP2
(1*) y \
 
Necesidad de mantener la tesis central de realismo para afirmar (1*)
 
No necesidad de mantener la tesis realista.
No hay garantías de verdad.
 
 
 
 
 
C3
 
 
 
 
 
MIP2
 
 
 
 
The Turnover
Fallacy
Crítica no aplicable a enfoques Localesex. Dificultad de encontrar continuidad en algún campo.
No hay garantías de verdad.
 
 
Ataque a las premisas
 
 
 
 
 
 
 
C4
 
 
 
(2) MIP1 y/o
(1*) MIP2
------ desemboca en crítica a (3)
 
 
Mantenimiento papel causal de los términos teóricos
------------ Existe un nexo entre teorías pasadas y actuales.
 
 
 
Trivialmente derivada a posteriori.
------------
El nexo puede explicar el éxito, pero no da garantía de verdad.
 
 
 
 
 
C5
 
 
 
 
 
(4) MIP1 y/o
(2*) MIP2
 
 
 
Amplitud de noción de éxito manejada. Las teorías actuales son más exitosas.
 
 
Trae problemas contraproducentes para el propio Realismo Científico.
No hay garantías de verdad.

 
Tabla 3.- Resumen de las principales críticas realizadas a la MIP y contra- argumentos.

 

A continuación, en el tercer apartado se ahonda en el problema principal que impide que las críticas realistas tengan el efecto deseado y la meta-inducción pesimista siga siendo en cierta medida un argumento pertinente contra ciertos tipos de realismos científicos, a saber, el concepto de verdad subyacente a ambas formas de MIP.
Analizando las críticas y principales contra-argumentos mostrados en el apartado anterior (Cfr. Tabla 3, “Contra-argumentos”), puede observarse como el anti-realista siempre tiene la última palabra acudiendo a MIP1; esto es, mostrando que no hay garantías (o certeza) de verdad en nuestras teorías aún cuando éstas sean exitosas. Pero ¿ha de ser ello necesariamente un problema para el realismo científico? Para el realista ingenuo sí. La MIP resulta efectiva en tanto se afirme que las teorías científicas son verdaderas en un sentido absoluto. Pero un realista puede asumir perfectamente que no poseemos garantía alguna sobre la verdad de nuestras teorías científicas en un sentido absoluto (en tanto acepte que el conocimiento científico es falible, incompleto, perfectible, provisional, etc.) sin abandonar la defensa de la razonabilidad de interpretar las teorías científicas actuales como verdaderas en otro sentido diferente; a saber, en un sentido hipotético. Desde este concepto de verdad hipotética, la veracidad de una proposición o teoría vendría soportada por las evidencias disponibles que respaldan su contenido. Desde este último punto de vista, se defiende que el realismo se sitúa como la postura más sensata a la hora de interpretar y valorar el quehacer científico sin perder de vista nuestras limitaciones cognoscitivas.
 
Finalmente,  el  trabajo  se  cierra  con  la  exposición  de  las  conclusiones  y  las referencias bibliográficas.
 
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
 
 
LAUDAN, L. (1981). «A Confutation of Convergent Realism». Philosophy of Science,48(1), pp. 19-49.
MIZRAHI, M. (2013). «The Pessimistic Induction: A Bad Argument Gone Too Far».Synthese, 190(15), pp. 3209-3226.
POINCARÉ, H. ([1902] 1952). Science and Hypothesis. New York: Dover.
PSILLOS, S. (1996). «Scientific Realism and the “Pessimistic Induction”». Philosophy of Science, 63, pp. S306-S314.
PUTNAM, H. (1976). «What is Realism?», Proceedings of the Aristotelian Society, New Series, 76, pp. 177-194.

RUHMKORFF, S. (2013). «Global and Local Pessimistic Meta-inductions». International Studies in the Philosophy of Science, 27(4), pp. 409-428.
 SAATSI, J. T. (2005). «On the pessimistic induction and two fallacies». Philosophy of science, 72(5), pp. 1088-1098.
WRAY, K. B. (2013). «Success and truth in the realism/anti-realism debate». Synthese,190(9), pp. 1719-1729.

3º) Causalidad y Sucesos: ¿Pueden las ausencias ser causas?

Autora: Lucía Carrillo González
Máster Universitario en Filosofía Contemporánea, Universidad de Granada
Directora: María José García Encinas
Resumen:
En este trabajo pretendo presentar un problema que se presenta en la filosofía desde sus orígenes, pero que se trata de forma exhaustiva desde el siglo XIX en filosofía de la lógica y filosofía de la ciencia. El problema al que nos enfrentamos es el tipo de objetos o eventos que pueden estar relacionados mediante una relación causal, en concreto, si los hechos negativos o los objetos no existentes pueden tener poderes causales o actuar como relatum en una relación causal. Por ejemplo, si la omisión de una acción como puede ser regar las plantas puede causar la muerte de las mismas.
El objetivo de este trabajo es argumentar a favor de que la causalidad es una relación entre sucesos y que las ausencias, también llamadas sucesos negativos, no pueden estar implicados en una relación causal. Es decir, la tesis defendida será que las ausencias o hechos negativos no pueden ser causas. Para ello, en la primera parte del trabajo planteo qué es un suceso y por qué las ausencias no son sucesos o no pueden serlo; en la segunda parte del trabajo planteo cuáles son los problemas de entender que las ausencias puedan ser causas y evaluaré las respuestas que se han dado a dichos problemas, y, en la tercera parte propongo, tentativamente, una posible solución sobre qué son las ausencias y por qué nos parece que son causas aun cuando no lo son. La tesis defendida, como he dicho anteriormente, va a ser que las ausencias no pueden ser causas porque no son sucesos, pero que se pueden entender como información modal que hace verdaderos los enunciados sobre las ausencias.
Los principales argumentos contra la idea de que las ausencias pueden ser causas son que nos encontraríamos con una definición de causalidad que abarcaría demasiadas posibilidades, sería imposible determinar cuál es la causa de un suceso, y no soluciona de forma satisfactoria el problema de la localidad, el problema de los truthmakers, y el problema de la multiplicidad de causas (profligate problem).
La estructura del trabajo es la siguiente:
 
 
Primera parte
 
La gran característica, a mi juicio, de los sucesos es que cuando hablamos de ellos nos referimos a una entidad en el mundo que ocurre en un espacio y en un tiempo determinado. Los sucesos son localizables y su localización en el espacio y en el tiempo es lo que permite individuarlos y hablar de ellos cuantitativamente. Aceptar una ontología de sucesos no supone negar que existan otro tipo de entidades, tampoco es lo que se está haciendo en este trabajo, simplemente se está introduciendo la naturaleza de los mismos y en qué consiste decir que existen los sucesos. Por lo tanto, podemos definir suceso como algo que ocurre y que se da en un espacio y en un tiempo localizado, son particulares y son cuantificables.
La definición de suceso propuesta en el anterior apartado como algo que ocurre y que se da en un espacio y en un tiempo localizado, son particulares y son cuantificables, nos encontraríamos con que las ausencias no son sucesos. Las ausencias o no ocurrencias no pueden ser sucesos porque no se localizan en el espacio y en el tiempo. Así pues, un suceso podría ser mi lectura de este trabajo el lunes 10 de febrero a las 10:00 A.M. Una ausencia es todo aquello que no estoy haciendo o que no está ocurriendo y, por lo tanto, no es localizable.
 
Segunda parte
 
En este apartado presento los tres grandes problemas para las ausencias en causalidad que se han planteado recientemente en el marco de la filosofía de la lógica y del lenguaje:
 
•          El problema de la localidad. El problema de la localidad es el planteado por Dowe (2009), rescatando su argumentación ya explicada anteriormente lo que viene a decir es lo siguiente:
 

  1. Cada efecto descansa en el siguiente cono de luz de su causa.
  2. Causas y efectos deben estar localizados.
  3. Las ausencias pueden ser, y lo son a veces, causas y efectos.
  4. Las ausencias deben estar localizadas, al menos cuando son causas o efectos.
  5. Hay casos donde una causa puede estar espacialmente separada de su efecto, que sería el caso de las ausencias.

 
En este problema la premisa más importante es (1), ya que es una ley física y para Dowe es algo necesario, con lo cual nos obliga a rechazar (3) para que (5) no contradiga (1).
 
•          El problema de los hacedores de verdad. Las ausencias no tienen hacedores de verdad o truthmakers. Las ausencias no forman parte de las sustancias u objetos del mundo, por lo tanto, no hay nada que haga verdadero mi enunciado sobre dichas ausencias.
 
•          El “profligate problem”, el problema más complicado de resolver que consiste en que distintos sucesos funcionan como causas incluso aunque no lo sean. Si dejamos que las omisiones o ausencias sean causas, entonces tenemos una definición muy amplia de causalidad, y cualquier cosa que no hagamos puede ser causa de otro evento, de hecho cualquier cosa que no exista podría ser causa del mismo efecto. Por ejemplo, la causa de que el perro en pierda la visión podría ser culpa de la reina de Inglaterra, dado que ella tampoco le ha mirado el ojo al perro de Z, o la reina de Inglaterra también podría ser la culpable de que las flores del vecino de Flora hayan muerto, pues tampoco las ha regado. Es el llamado Profligate Causation Problem (Menzies (2004)).
 
Tras buscar distintas soluciones y evaluarlas, concluyo que difícilmente se pueden esquivar estos problemas.
 
Tercera parte
 
En las partes I y II he mostrado que si aceptas la causalidad como relación entre sucesos, te ves obligado a considerar que las ausencias no pueden ser causas. Esto es algo que yo mantengo, no pueden ser causas, pero intentaré dar una respuesta, al menos tentativa, a qué hacemos cuando hablamos de que las ausencias pueden ser causas.
Una de las cuestiones más importantes que están detrás de este trabajo es la idea de que no todo lo que al sentido común le parece que es causalidad, es causalidad. Y algo que puede aclarar la cuestión de por qué al sentido común le siguen pareciendo que las ausencias son causas es la diferencia entre causalidad y explicación causal.
Davidson (1967), hace un estudio de la forma lógica de las proposiciones causales. Para Davidson, la causalidad es una relación entre eventos singulares y no entre hechos. Para Davidson, hay que diferenciar entre la forma lógica de la causalidad y el análisis de la causalidad. La relación de causalidad entre eventos puede ser expresada por un predicado ordinario en un lenguaje de primer orden. Davidson cree que la estructura “C-> E” es la estructura de “E porque C” y eso es la estructura de la explicación causal, pero no de la relación causal.
Hay otros autores, como Lewis (1986b) para los que la explicación es dar información sobre la historia causal de un hecho, lo cual además respetaría la idea de causalidad como estructura relacional. Beebee (2004) apoya esta distinción entre explicación causal y causalidad con la misma idea que David Lewis. Beebee piensa que todo lo que responda a la locución “porque” va a ser explicación, pero no causalidad, y que las ausencias se utilizan a la hora de explicar causalmente, pero no pueden ser causas. Así que cuando decimos que (A) Cuando Flora no riega las plantas del vecino, las plantas mueren, damos una explicación a la muerte de las plantas, pero el hecho de que Flora no haya regado las plantas no es la causa.
 
Por lo tanto, aunque en el lenguaje común utilizamos la locución “porque” también para causalidad no siempre se corresponde con una relación causal. Por lo tanto, podemos decir que cuando hablamos de ausencias damos información sobre un hecho, pero no necesariamente hablamos de relación causal.
 
Este tema en concreto ha sido tratado en distintas áreas de la filosofía, especialmente en metafísica y filosofía de la acción, pero también afecta a filosofía de la lógica y a cuestiones éticas o del derecho. Es un tema de relevancia y está en relación con el tema de la responsabilidad, si la causalidad por omisión es cierta, entonces somos responsables de lo que no hacemos y podemos acusar a cualquier individuo de ser responsable de lo que no hace y de permitir que ciertos acontecimientos ocurran. Por lo tanto, las implicaciones del tema de este trabajo a nivel moral y práctico afectan directamente a la esfera social y política.
Además, en el lenguaje cotidiano y de acuerdo al sentido común se suele atribuir causalidad a acciones y eventos que no ocurren. A menudo utilizamos enunciados tales como “La falta de oxígeno causó la muerte de X”, y el sentido común nos dice que en un caso como (A) Flora, acostumbrada a regar las plantas de su vecino, se le olvida hacerlo durante una semana, y las plantas mueren; el evento “no regar las plantas” parece ser la causa de la muerte de las plantas. Es decir, parece razonable decir que cosas que no ocurren, los llamados “eventos negativos” pueden ser causas y constantemente atribuimos responsabilidad causal a ausencias. Sin embargo, con un estudio más profundo del tema, como el que se realiza en este trabajo, nos damos cuenta de lo problemático que resulta.
En este trabajo se ha presentado un problema concreto, el problema de que las ausencias pueden ser causas y se ha concluido que no lo son. Se ha argumentado que si entendemos la causalidad como relación entre sucesos, las ausencias no pueden actuar como causas. Como se ha mostrado, las ausencias no son sucesos porque no son localizables y, además, si se entiende como cualquier otro tipo de entidad que actúe como causa, nos enfrentamos a tres problemas (el problema de la localidad, el problema de los hacedores de verdad y el profligate problem) de los que no puede escapar. Por lo tanto, la salida al problema consiste en rechazar que las ausencias sean causas. Así, la tesis del texto es que las ausencias no pueden ser causas.
Por otro lado, en una tercera parte, se ha intentado ofrecer una solución, a modo de tentativa, a lo que podemos considerar como ausencias. Para ello, se ha marcado una diferencia entre explicación y causalidad. La relación causal es algo que implica cierto tipo de relación entre sucesos que implique la idea de producción, y responde a un esquema lógico concreto, mientras que la estructura de la explicación es de otro modelo, aunque sea también condicional y se asemeje al de la causalidad, pero no es causalidad. Desde ahí, la alternativa es entender que la causalidad por ausencias es realmente la explicación de un suceso informando de sus posibilidades modales, es decir, de las cosas que podrían haber ocurrido, sin que este tipo de información nos comprometa a decir que las ausencias son causas.
Finalmente, se han reevaluado los problemas bajo esta alternativa y he considerado que mi propuesta lograba solucionarlos si dejamos de entender que las ausencias sean causas. 

Tal y como establecía la convocatoria, los premios tiene una cuantía de 500 euros. Además, los trabajos presentados serán publicados en el Boletín de la SLMFCE.